Liderazgo: el rol de muchos, que erróneamente adjudicamos a pocos

[vc_row type=”in_container” full_screen_row_position=”middle” scene_position=”center” text_color=”dark” text_align=”left” overlay_strength=”0.3″ shape_divider_position=”bottom”][vc_column column_padding=”no-extra-padding” column_padding_position=”all” background_color_opacity=”1″ background_hover_color_opacity=”1″ column_shadow=”none” column_border_radius=”none” width=”1/1″ tablet_text_alignment=”default” phone_text_alignment=”default” column_border_width=”none” column_border_style=”solid”][vc_column_text]Hay una gran oferta de cursos, libros y servicios para los líderes en las organizaciones, buscando impulsar lo más posible su desarrollo y potencial, pues al final -según se tiene concebido- son ellos los que forman y lideran a los demás.

Es un hecho que gran parte de los líderes se encuentran en las organizaciones y en la fuerza productiva de los países, pero a veces se nos olvida que existen también líderes en otros campos de acción y que son igual o más importantes para el desarrollo de otros grupos.

A veces escuchamos la palabra “líder” y la relacionamos únicamente con personas que tienen altos cargos y altas responsabilidades, y se nos olvida que todos tenemos cierto potencial de líderes dentro de nosotros, lo cual nos limita muchas posibilidades y caminos. Se que no todos serán los grandes líderes que empujan y motivan a otros a potencializarse, a tener una mejor vida, a vivir con valores, a tener objetivos y alcanzarlos, a cuestionarse sobre su vida, a crear caminos… porque si todos fueran líderes, no habría a quién liderar; pero necesitamos entender que todos tenemos ese potencial.

Cada quien puede tener un significado diferente del liderazgo; para mí, un líder es una persona capaz de influenciar positivamente e insipirar a otro, y dejar esa tarea a aquellos con altos cargos y responsabilidades, me parece una forma de evadir el potencial personal que todos tenemos. Aunque no al mismo nivel y alcance, todos podemos influir e inspirar a alguien más, y de hecho es muy probable que ya lo hagas o ya lo hayas hecho- de manera tal vez inconciente- en algún momento, o con alguna circunstancia o tema en específico.

Un líder puede ser un hermano, un papá, un maestro, un alumno, un ama de casa, un niño, un amigo… cualquier persona puede tener el potencial de liderazgo para impulsar e inspirar a otros. Eso quizá nos compromete a no solo dejar que otros nos lideren y empujen, sino a ver de qué manera, desde mi papel y desde mi momento de vida, puedo ser un líder con mis comportamientos, actitudes, pensamientos, elecciones, etc…

El liderazgo no está dado por los años de experiencia, ni por el cargo o las responsabilidades que tienes. El liderazgo está dado por tu capacidad de generar cambios de valor para ti mismo y los demás; por tu capacidad para descubrir tu potencial y no vivir a la deriva; por tu capacidad para influenciar a otros de manera positiva y en las cosas ordinarias y extraordinarias.

¿Qué pasaría si cada uno de nosotros descubriéramos nuestro potencial de liderazgo y decidieramos desarrollarlo y ejercerlo?

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row type=”in_container” full_screen_row_position=”middle” scene_position=”center” text_color=”dark” text_align=”left” overlay_strength=”0.3″ shape_divider_position=”bottom”][vc_column column_padding=”no-extra-padding” column_padding_position=”all” background_color_opacity=”1″ background_hover_color_opacity=”1″ column_shadow=”none” column_border_radius=”none” width=”1/1″ tablet_text_alignment=”default” phone_text_alignment=”default” column_border_width=”none” column_border_style=”solid”][social_buttons facebook=”true” twitter=”true” google_plus=”true” linkedin=”true” pinterest=”true”][/vc_column][/vc_row]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Sitio web desarrollado por Futurestic.com