¿Si supieras que tu paracaídas no va a abrir, te aventarías? Yo… obviamente no.

La mente es como ese paracaídas. Cada vez que te “quieres aventar” a algo nuevo o diferente, necesitas que la mente se abra y esté dispuesta a ver y vivir las cosas de manera distinta, sino no tiene caso que lo hagas. No tiene caso que te avientes del paracaídas si sabes que no va a abrir, porque literalmente estás destinado a morir en el intento; qué pérdida de tiempo, y que desgaste. Es como los que contratan un nuevo sistema para la gestión administrativa de su empresa, pero están seguros de que nada sirve más que el papel y el lápiz.  ¿Para qué correr un riesgo, si no estoy dispuesto a abrir mi mente?

¿Para qué carajos emprendes y aprendes “nuevas cosas” si tu mente está necia, cerrada y terca y no se abre a las nuevas posibilidades que puedes generar al arriesgarte y atreverte? Puedes accionar dando la impresión de que eres abierto, innovador y creativo, pero tu mente y actitud demuestran lo contrario.

¿Cómo puedes saber que tu mente está abierta?

  • Ves las cosas con una perspectiva diferente
  • Empiezas a ser más empático ante nuevas ideas y formas de pensar
  • Cuestionas todo, no lo crees solo porque sí
  • Piensas en por qué si, no en porqué no…
  • Escuchas activamente nuevos puntos de vista y nuevas ideas ajenas a las tuyas
  • Eliminas juicios y “eso ya lo probé” “eso no sirve” “eso es imposible”
  • Decides probar una nueva idea, a pesar de tu ya tener una que “funciona”

¿Qué tan abierta está tu mente en realidad?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Sitio web desarrollado por Futurestic.com